Un nuevo día, comienza con un buen café…

Hoy estaba de visita en otra ciudad, ya era noche y tenía un poco de hambre, pero más que hambre era antojo de una  deliciosa dona glaseada, así que entré a una cafetería y me llamo la atención una taza grabada con el logo del negocio, que decía: “un nuevo día comienza con un buen café” y me dije: ¡es verdad!; en la vida hay muchos comienzos: tu primer día en la escuela, el primer día de trabajo, el primer día de casados, pero creo que el primer día más importante sin duda es el primer día de vida de un ser humano, ah!, ¡recuerdo con que ganas esperábamos a mi hermanito cuando nació!, en casa éramos ya dos niñas, pero ahora llegaba el tan deseado varón, todos estábamos muy contentos, mi mama había comprado mucha ropa nueva para el desde hacia varios meses atrás, ¡ansiaba su llegada y tenía todo preparado!…,

Hoy quiero hablarte de un hombre que un día tuvo una visión, su nombre es Zacarías, a quién se le permitió ver a Josué (el sumo sacerdote) y relata que lo vio delante de Dios pero su ropa estaba muy sucia y entonces el Señor ordeno a sus ángeles que lo vistieran con ropas nuevas, pero no era cualquier ropa! , le pusieron ropa de gala!, ¡justo como hizo mi mama cuando nació mi hermanito!…. Y a ti te gustaría que te pusieran ropa de gala también?…, y si estas leyendo y piensas: “bueno yo ya he rendido mi vida al señor”, entonces querido lector, te invito a leer y reflexionar en Zacarías 3:1-7, (pon especial atención en el verso 7), quizá el mensaje para ti es “¡cuida tu ropa nueva!”(Efesios 4:22-32).

 iglesia hispana pittsburgh frank rondon sion cristiana