Reavivando El Fuego

El domingo pasado se hizo historia en nuestra Iglesia, tuvimos la primea predicadora invitada. El mensaje que nos trajo fue muy ungido y muy apropiado. Nos ha pasado a todos en un algún momento de nuestras vidas. Estamos enamorados y completamente apasionados por las cosas de Dios. Tenemos una llama que arde intensamente en nuestros corazones, pero de pronto se nos apaga la llama.

Porque pasa esto?

  1. El enemigo le hecha agua a nuestro llama. Mentiras, dudas, desanimo, pesimismo, en fin son muchas las maneras como el enemigo le hecha agua a nuestra llama.
  2. El enemigo nos distrae para que desatendamos la leña. Nos preocupamos por cosas que al final no son importantes. Comenzamos a llevar cargas en nuestras vidas que Dios nunca ha querido que llevemos con nosotros. Comenzamos a amar las cosas de este mundo.
  3. El enemigo nos pone a dormir. Literalmente nos cansamos tanto, porque trabajamos tanto que cuando tenemos la oportunidad de servirle a Dios nos quedamos dormidos.

Muchas son las tácticas del enemigo pero el Deseo de Dios es que nuestros corazones ardan con fuego, amor, y pasión por Él. Dios nunca rechaza a un corazón sincero. Si venimos delante de El a reconocer nuestra necesidad de Él y pedirle que reavive la llama dentro de nosotros, Él es fiel y justo para escuchar y responder a nuestras oraciones.

Oración: “Querido Padre, vengo delante de ti con un corazón sincero. Te necesito. Ayúdame. Reaviva el fuego dentro de mí. En el nombre de Jesús. Amen.”

Tome unos minutos y escuche el mensaje. Óigalo aquí.