Los Nombres del Espiritu Santo Revelan Su Deidad.

Los nombres divinos del Espíritu revelan Su deidad. A El se le relaciona por nombre con las otras dos personas de la Trinidad dieciséis veces (Filipenses 1:19: “el Espíritu de Jesucristo”, y 1 Corintios 6:11: “el Espíritu de nuestro Dios”.
Además, la promesa de nuestro Señor en mandar “otro Consolador” (Juan 14:16) usa la palabra “otro”, que significa uno de la misma clase. En otras palabras, si Cristo es Dios, entonces el Espíritu, el otro Consolador de la misma clase, también es Dios.