Los Misterios de Dios

En ocasiones cuando nos preguntamos el ¿por qué de algo que nos pasó? o ¿el para que de lo que estamos pasando? No entendemos el propósito de Dios en el asunto que estamos viviendo.  En mi caminar como cristiano he aprendido que hay momentos en la vida que Dios no nos deja saber ese porque o para qué. Sino deja que esperemos en El (Dios).

Cuando buscamos la historia de Job nos damos cuenta que Job pasó por circunstancias muy difíciles que en la mente humana no tiene explicación o sentido.  Pero Dios tenía un propósito con la vida de Job y sobre todo le quería enseñar algo que todavía no había aprendido. Creo que Dios le quería enseñar a Job a depender más de él (Dios).

Por eso vemos que al final del libro de Job en el último capítulo Job 42:5 dice: De oídas había oído hablar de ti, pero ahora te veo con mis propios ojos. (NVI)  En mi opinión Dios dejó que Job pasara por todas esas situaciones para que aprendiera a conocer a Dios más de cerca y a intimar más profundo con El (Dios).