Jesus Resucita Al Hijo De La Viuda En Nain

Lucas 7:11–17
Todo entierro es triste pero este era de los más tristes. Perdió a su marido, a su hijo único y su esperanza. Era desesperante. Esa multitud prueba que era muy amada. (v. 12). No pudieron hacer nada. Pasado triste, presente amargo (hijo), futuro sin esperanza. Nuestra condición espiritualmente es esta: (Efesios 2:2, 3, 12).

EL ENCUENTRO DE DOS CORTEJOS

Uno que entra (v. 11), otro que sale (v. 12). La vida frente a la muerte. No es casualidad, sino providencia. (Mateo 1:21; Hebreos 2:14; Juan 11:25). Esa mujer llevaba a enterrar lo más querido que tenía. Jesús no responde a la fe de la mujer y menos a la del muerto. Se cumple la profecía de Zacarías 10:6-8: “Visitado y redimido.”

LA COMPASION Y EL CONSUELO QUE DA JESUS

En el v. 9 se maravilla de la fe del centurión. A la viuda la consuela y se compadece de ella.  (v. 12) A veces Dios tiene que quebrantar el corazón para recordarnos nuestra necesidad de Jesús y ser salvos. “No llores” vino a quitar la causa del llanto y a darnos alegría. No solo del corazón de la viuda sino de todo el pueblo. (vv. 16, 17). ¡Qué gloriosa esperanza! Se acerca el día esperado. (Isaías 25:8, 9).

LA VIDA RESUCITADA QUE DA JESUS

1. Consuela: Sólo Jesús puede decir: “No llores.” (Juan 14:1-6). 2. Interviene: Tocó el féretro. Su contacto dio vida. 3. Mandato: El poder irresistible de su Palabra. (Juan 5:24-28). Resucitó a tres personas. 1. A la hija de Jairo en la casa, les dijo que le diesen de comer.

2. Al hijo de la viuda, en el camino, comenzó a hablar (testimonio).

3. Lázaro, en el cementerio, pidió que lo desataran y que lo dejaran ir. Jesús vino precisamente a destruir la muerte. (Hebreos 2:14, 15).

 

LOS GLORIOSOS RESULTADOS

Se lo entrgo a su madre, (v. 15). Su tesoro, sostén, vida y satisfacción. Resurrección es reunión, adoración y salvación eterna.

Temor: Es el principio de la sabiduría. (v. 16; Salmo 90:12). 

Dios nos libra, alimenta y salva. (Exodo 3:7-9; Rut. 1:6; Juan 3:16). 

Oye su voz: “A ti te digo ‘LEVANTATE’, serás un resucitado.” 

La vida sin Dios es cual cortejo fúnebre. El te encuentra hoy.