En La Brecha

El término brecha se refiere a una rotura o grieta o resquicio o abertura, también se usa para referirse a algo que se ha empezado a derrumbar, y elegí este título, porque creo que en la actualidad, nuestra sociedad esta siendo fuertemente atacada en su eje central: la familia, es por ello que quiero invitarte a levantar a tu familia en oración.

Es preciso que no sólo estemos a la defensiva (revestidas con la armadura que se menciona en Efesios) si no a la ofensiva (orando y ayunando). Es verdad que hay que proteger a nuestros hijos en oración, pero te has puesto a pensar en aquellos pequeñitos que no tienen alguien que oré por ellos…, que harías si una amiga te pudiera orar por uno de sus hijos porque esta atrapado en alguna cosa (llámese enfermedad, drogas, cárcel, etc.), ¿a caso no le ayudarías?, pues bien si tu respuesta fue sí, entonces imagina que es un amigo ahora quien te lo esta pidiendo, ¿lo ayudarías?, si dijiste que sí, esta es tu tarea de ahora en adelante : -¡Ese padre amoroso que esta sufriendo por su hijo es Jesús, y ese pequeñito por quien te pide que ores, es tu esposo!, así que date prisa para cumplir la tarea que te ha sido asignada, porque aún más importante que orar por tus hijos es orar por tu esposo, por dos razones:

  1. Porque si el matrimonio se termina, la familia entera sufre y se destruye
  2. Porque es un mandato de Dios

Pero tienes que comprender que es imposible entregarnos a la oración por el esposo sin primero examinar nuestro propio corazón, no puedes ir a Dios y esperar respuesta a la oración sino perdonas, ni si sigues guardando amargura y resentimiento.

Cuando oras por tu esposo con la esperanza de que él cambie, tienes que entender que los primeros cambios no serán en él sino en ti. Dios ve nuestras actitudes y hábitos que están fuera de su perfecta voluntad. Se que es difícil cuando sientes que tu esposo ha pecado contra ti con falta de amabilidad, de respeto, indiferencia, irresponsabilidad, infidelidad, o abuso. Pero Dios considera los pecados de falta de perdón, enojo, odio, autocompasión, falta de amor y venganza tan malos como cualquier otro, así que confiésalos y pídele a Dios que te libere.

La herramienta más efectiva para transformar a tu esposo puede que sea tu propia transformación.

Si te interesa este tema, te sugiero leer el libro:”El poder de la esposa que ora” de Stormie Omartian.